Un solo caso de Bullying es tan grave que indica que fallan tantas cosas en un centro educativo y en el sistema que deberían hacernos reaccionar: en que tipo de sistema tenemos introducidos a nuestros hijos?

Un solo caso de bullying pone en duda la formación y la capacidad profesional de los docentes.

Un solo caso de Bullying pone en duda la realidad de los principios en los que los centros educativos dicen inspirarse y su capacidad e incluso su validez para poder acoger a menores.

Un solo caso de Bullying pone en crisis a todo un sistema educativo y su finalidad de preparar para la vida a los menores de una sociedad.

 

Pero no es un caso aislado, es un goteo continuo de casos por todos lados que ni el alarmismo de los medios de comunicación de todo el mundo consigue detener y alertar. Como es posible que las respuestas sigan siendo las mismas, que se siga diciendo: “¡son cosas de niños!” La violencia no es cosa de niños, es infligir daño físico y sobre todo psicológico a otros, con repercusiones para toda la vida … eso NO ES DE NIÑOS!!!!

Cuando llegaremos a la conclusión de que algo muy profundo falla y nos decidiremos a cambiar radicalmente el sistema y poner el centro de la Educación en Aprender a convivir y Aprender a ser como los pilares de un sistema y no ideas bonitas para citar en las ocasiones importantes.

De nuevo una noticia del suicidio de un estudiante. Su madre había advertido al centro e incluso en redes sociales hace dos años. Y el tema ha continuado convirtiendo la vida de este chico en tal infierno que ha preferido la muerte.

En su FB esta madre solamente ha hecho referencia a su post de hace 2 años y ha escrito: Yo lo avisaba, ellos miraron para otro lado, ahora que no me vengan con chorradas.