«El diario de las emociones de mi hija Noor». Antonio Esquivias, 2016.

Entrada escrita por Nuria Erradi, editora del libro. Este es un libro original sobre un tema clave: el nuevo modo de entender las relaciones padre/madre y una guía para introducir la Educación Emocional también en la familia. La nueva relación familiar tiene dos características: (1) es respetuosa de las emociones y sentimientos del hijo (2) es una relación entre iguales. El nuevo modo de entender la familia para por el respeto a las emociones y sentimientos que habla Antonio Esquivias. Los hijos no son un proyecto del padre y la madre, por mucho que formen parte de su proyecto de familia, los hijos tienen autonomía propia, son persona y tienen una dignidad propia. El camino que pasa por todos esos elementos es el que emprende Antonio Esquivias, que por tanto no es un camino general sino que se diversifica según cada hijo porque cada hijo es diferente, y lo es por su diversa sensibilidad. [...]

Mayte

Mayte es la conserje del C.P. Pío XII, colegio público que se encuentra en Madrid, cercano a la plaza de Castilla. Mayte lleva muchos años atendiendo la puerta, controlando la entrada y la salida de cada alumno del colegio y realizando otras mil tareas diversas. Conoce a cada uno por su nombre y por supuesto también conoce a su padre y a su madre, y también cuando es un antiguo alumno que viene a recoger a su herman@. […]

La emoción crea nuestros lazos y así dibuja nuestro mundo personal

Quizá estamos más acostumbrados al aspecto evaluativo de la emoción. En la gestión emocional lo que interesa es la información que nos aporta, la evaluación que hace de la situación de una persona. De ese modo el miedo informa de que existe un peligro del tipo que sea, mientras que el enfado o la rabia nos informa de un obstáculo en nuestro camino o de que nos han arrebatado algo, o de que alguien está pisando nuestro terreno personal. Pero la emoción no es solo información o valoración de la situación, la emoción tiene una dimensión vínculativa. Debido a la emoción nos sentimos vinculados o rechazamos (nos caen mal) personas o cosas o situaciones, todo aquello que vivimos. […]

Los niños no entienden la ironía

Hasta los 8 o 10 años de edad los niños no entienden la ironía y sin embargo la utilizamos. En su tercera acepción de la RAE, ironía es: «Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice». La primera es, «burla fina y disimulada». Los niños no lo entienden porque su comunicación es directa, entiende poco de decir una cosa queriendo decir otra, de burlas y de disimulos. En resumen, cuando utilizamos la ironía creamos para el niño un ambiente de inseguridad, a través de crear una distancia afectiva. Los niños necesitan seguridad que es fundamentalmente afectiva. Después de las necesidades básicas cubiertas, lo primero que necesita un niño es la seguridad del vínculo con las figuras significativas y las que están a su cuidado y la ironía pone en duda precisamente esa seguridad del vínculo. Seguridad de la comunicación, el niño no debe encontrarse que su comunicación [...]

La “aprobación social” en los niños

Noor comienza a relacionarse con todos En cuanto los niños comienzan a andar alrededor del año de vida comienzan nuevas posibilidades de interacción social. Para el niño es muy importante transitar desde la seguridad de su vínculo de apego a establecer relaciones o realizar actividades que también sean seguras. Esto lo realizan a través de la referencia social: se dirigen a su padre o madre para pedir permiso para hacer algo. Esto lo ha estudiado el laboratorio de Karen Adolf de la Universidad de Nueva York. […]